LA SANGRE DE JESUS

APLICANDO LOS 7 DERRAMAMIENTOS


Fecha: Domingo 18 al Martes 27 de Octubre

El objetivo de oración de los próximos 10 días será traer la obra de la cruz a nuestras familias orando con los 7 derramamientos de la sangre que Jesús derramó.

Oración: Gracias Señor porque tenemos el poder más grande que es la sangre de nuestro redentor, de nuestro Señor Jesucristo. Ahora, levantamos nuestros ojos ante ti, a ese Cristo que murió una vez y para siempre, como lo enseña tu palabra. Sabemos que la obra de la cruz quedó en un presente continuo y hoy aplicamos la sangre de Jesús porque tu palabra dice en Apocalipsis 12: 11. “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.”

Por eso hoy Señor apelamos al arma atómica de Dios, que es la sangre del cordero inmolado, la aplicamos sobre ESTADOS UNIDOS, CALIFORNIA Y TODO EL CONDADO DE FRESNO.

Creemos que en medio de esta crisis, en medio de esta pandemia, Tú Señor escuchas la oración y quebrantas todas esas fuerzas de maldad que operan en el reino espiritual, que quiere doblegar muchas vidas y acabar con muchas personas.




APLICANDO LA SANGRE QUE BROTÓ EN EL HUERTO DEL GETSEMANÍ.

Hoy aplico La sangre que brotó en el Getsemaní la noche de la traición, la noche en que Judas, llegó con ese grupo de soldados para arrestarte y en esa noche Señor, Tú estabas en agonía y orabas más intensamente y era Tu sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

Hoy aplico soberano Dios, esta sangre tan poderosa. Y como lo enseña tu misma palabra, Judas en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañal. Señor Jesús, por encima de esta traición te mantuviste firme, te mantuviste en esa intimidad y comunión con Dios como él mismo lo expresó, el mismo redentor expreso: Porque no me afrentó un enemigo lo cual habría soportado, ni se alzó contra mí el que me aborrecía, porque me hubiera ocultado de él. Sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, mi guía y mi familiar, que juntos comunicábamos dulcemente los secretos y andábamos en amistad en la casa de mi Dios. (Salmos 55:12-14)

Gracias Jesús porque tú asumiste esa responsabilidad! Señor, ofrendaste tu propia vida, la diste por nosotros sin importar el precio que estabas pagando. Yo sé Señor que esa noche fue determinante para cada uno de nosotros, porque ahí fue donde te dispusiste a ofrendar tu vida e ir hasta el final por redimirnos a cada uno de nosotros. Oramos que el espíritu de traición que ha tocado a muchas personas sea removido de los aires.

Transforma a aquellos que cambiaron en su ideología, y en sus pensamientos, hazlos razonar, revélate a sus vidas para que ese espíritu de traición sea quebrantado y recuperen el diseño original de Dios cuando fueron creados a su imagen y semejanza.

APLICANDO LA SANGRE DEL CUERPO LLAGADO DE JESÚS.

También Señor, hoy aplicamos la sangre que brotó del cuerpo de Jesús cuando fue flagelado con el látigo de Roma, sabemos que recibiste 39 latigazos, que te desollaron la piel de la espalda como lo enseña tu palabra Isaías 53:5 “más Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. Sabemos Señor que todos nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino. Más Jehová cargó en Él, el pecado de todos nosotros. Gracias señor porque asumiste esa responsabilidad de cargar con nuestros propios pecados y hoy somos redimidos del poder del enemigo. Satanás no tiene poder en nosotros porque esa sangre de Jesús liberó nuestra familia de esa maldición, y esa sangre liberó la nación de los Estados Unidos de la opresión satánica. Leer Salmo 91

APLICANDO LA SANGRE DEL ROSTRO DE JESÚS.

Este derramamiento de sangre, RESTAURA la imagen de nuestra familia y de nuestra Nación. Las naciones volverán a ser de tu agrado, naciones de tu confianza, donde Tú mudarás el aspecto de las cosas, donde Tú Señor atraerás aún a los más malos y los volverás a ti. Y Señor aquellos padres que estaban en una actitud de indiferencia con sus hijos, tú los restaurarás y harás volver el corazón de los padres a los hijos y de los hijos a los padres. También el corazón del esposo a la esposa y viceversa Señor, porque este es un tiempo donde tú traerás restauración, reconciliación y perdón a tantas vidas.

Gracias señor porque aquellos que tenían una imagen distorsionada de ellos mismos, con este derramamiento de sangre van a ser libres de esa atadura, van a creer en ellos mismos y se van a mover con libertad. Pon un manto de consolación en aquellos hogares donde han perdido a sus seres queridos en este tiempo por causa del coronavirus; soberano Dios, solo Tú los puedes consolar, mira a aquellos que no tuvieron la oportunidad para estar en el último momento con sus seres queridos, pero Tú Señor los consolarás, los fortalecerás, los restaurarás y los levantarás.

APLICANDO LA SANGRE QUE BROTÓ DE LA CABEZA DE JESÚS.

Este derramamiento cambió nuestra maldición en bendición, la maldición que fue desatada sobre Adán y Eva cuando pecaron en el huerto del Edén. Hoy Señor, te presentamos todos los hogares donde sus finanzas han sido afectadas en este tiempo, mira cuántos han quedado sin tener la provisión a la que estaban acostumbrados. Señor por favor, abre los cielos y envía esa provisión sobrenatural para que nada les haga falta, y no haya necesidad en ninguna familia, especialmente en los hogares de aquellos que te aman y te sirven.

Soberano Dios, guarda a tu pueblo, a tus hijos, extiende esa misericordia, y mira que algunos se están deprimiendo, se están destruyendo internamente, pero tú Señor estás poniendo ese manto de consolación, ese manto de restauración para que vuelvan a creer en ellos mismos y para que sepan que tú estarás con ellos y los respaldarás y les ayudarás en todo. Hoy declaramos que toda maldición en esta tierra es cancelada.

APLICANDO LA SANGRE QUE BROTÓ DE LAS MANOS DE JESÚS.

¡Oh Padre! Gracias por esa sangre que brotó de tus manos cuando fueron clavadas en la cruz, gracias porque Tú tomas a cada persona afectada, a cada persona doliente, y Tu mismo les das ese abrazo. A través de esa sangre, Tú mismo los tomas en tus manos así como el padre toma a su hijo a quien ama, lo anima y lo fortalece.

Señor por favor tu misericordia y mira a tus hijos que se sienten solos y desamparados, porque tal vez las personas que han amado ya no pueden estar cerca de ellos, Pero tú prometiste que estarías siempre con nosotros hasta el fin de los siglos. Gracias Señor por esa bendita sangre que brotó de tus manos, porque todos los talentos y las habilidades que nos has dado brillaran y seremos personas productivas.

APLICANDO LA SANGRE QUE BROTÓ DE LOS PIES DE JESÚS.

Gracias Señor por la sangre que brotó de tus pies cuando fueron clavados en la cruz, porque por medio de esta sangre vamos a salir de la zona de confort y vamos a expandirnos llevando el evangelio tuyo a donde tal vez nunca ha llegado. Declaramos que veremos tu respaldo y la salvación vendrá a nuestra familia y a nuestra Nación. Gracias porque esta sangre nos ubica en tu propósito con las personas correctas, en el tiempo y lugar correctos. Hechos 4:29-30 “ Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.

APLICANDO LA SANGRE QUE BROTÓ DEL COSTADO DE JESÚS.

Gracias Señor por esa sangre que brotó de tu costado derecho cuando te clavaron la lanza donde salió sangre y agua. Soberano Dios, gracias porque tu corazón donde estaba todo tu carácter, el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la bondad, la fe, la benignidad, la mansedumbre, la templanza, se mantuvieron intactos, y nunca permitiste el odio, el rencor, ni nada parecido. Guarda nuestro corazón y que toda grieta en nuestro carácter sea restaurada. Pido que esta sangre remueva toda la tristeza, el dolor, la depresión, toda angustia, incertidumbre, y toda herencia de maldición sea transformada en bendición. Padre por favor extiende tus brazos, toma a tus hijos, y dales tu amor, tu gracia y tu misericordia.

10 vistas